Flexibilidad de la madera y terremotos.

Se ha mencionado constantemente que Chile es un país sísmico, evidencia de ello han sido la serie de terremotos que han afectado a nuestro país en los últimos 50 años como ha sido el caso de Valdivia (1960), Santiago (1985), Concepción (2010), Tarapacá (2014),Coquimbo (2015) los cuales han superado los 7,5 grados en la escala de Richter, siendo considerados como unos de los más poderosos a nivel mundial, sobre todo el mega terremoto de 1960, el cual ha sido el sismo más fuerte ocurrido en la historia de la humanidad, llegando incluso a desplazar el eje de rotación de la tierra con sus 9,5 grados Richter.
Frente a esta problemática, se hace indispensable considerar estos fenómenos en el diseño de nuestras construcciones, las cuales deben ser capaces de soportar un sismo de esta magnitud sin poner en riesgo la estructura así como tampoco a quienes habiten en su interior. Es acá donde la madera toma gran ventaja debido a la elasticidad y liviandad que posee este material.

Estas características propias de la madera, han permitido que muchos de estos terremotos que han afectado nuestro país no hayan generado un gran nivel de daños, ya que gran parte de las construcciones, sobre todo en el sur de Chile, estén edificadas en madera. El hecho de que sea un material relativamente liviano (versus el hormigón, por ejemplo), hace que la madera actué de mejor manera frente a las fuerzas sísmicas. Esto asociado a su flexibilidad provoca que la estructura se mueva en consonancia al sismo no oponiendo resistencia a él, disipando la energía de los no absorbiéndola, evitando de esta manera su desplome, aún cuando el movimiento resulte bastante incómodo para quienes habitan estas construcciones.

Para lograr este objetivo es importante que la estructura se diseñe de acuerdo a las normas que rigen la construcción en madera, la cual establece las dimensiones y proporciones adecuadas para que la estructura tenga una resistencia óptima a la acción de las fuerzas causadas por los terremotos.  Así también toma vital importancia las características que posea el suelo en el cual se edificará la construcción (los terrenos rocosos poseen una mejor resistencia sísmica que los suelos granulares o compuestos por arenas), como también la solución que se le dé a la unión entre distintos materiales estructurales (madera/acero o madera/albañilería), sobre todo en el caso de ampliaciones. A ello se debe agregar, como ya mencionamos en capítulos anteriores, que la madera se encuentre debidamente protegida ante los agentes atmosféricos y patógenos, los cuales inciden directamente en la resistencia estructural de la madera, sobre todo en aquellos elementos que se encuentren en contacto directo con el exterior o el suelo.

Estas ventajas de la madera como material sismo resistente, han llevado incluso a que actualmente se propongan modificaciones a la Norma Chilena NCh433 de Diseño Sismo Resistente de Edificios, con el fin de permitir estructuras de madera de mayor tamaño y altura, acordes a la tecnología existente que permite la construcción de edificios de más de seis pisos en base a este material como es el caso de España, Inglaterra, Holanda, Finlandia o EEUU.

Dejamos acá un video en el cual se compara la resistencia de una estructura de hormigón versus una estructura de madera frente a un movimiento sísmico, así como también algunos links de edificios en madera de gran escala:[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Video:

Patch 22 – Amsterdam-Países Bajos

Puukuokka Housing/ Jyvaskyla-Finlandia

The Cube – Londres – Inglaterra