Principales propiedades de la madera (Parte 2)

Continuando con las propiedades básicas que posee la madera, es necesario destacar algunas otras características únicas de este material, como es el caso de la densidad, los procesos de contracción y expansión, así como también sus características eléctricas, térmicas y acústicas.

  • Densidad: La madera al ser un material higroscópico, su masa y volumen varían con el contenido de humedad, por lo cual es importante expresar la condición bajo la cual se obtiene esta relación entre masa y volumen. La importancia de la densidad de la madera está asociada directamente a las propiedades mecánicas y durabilidad de este material, pudiendo reconocerse cinco tipos de densidad:

-Densidad Anhidra: Relación entre masa y volumen de la madera completamente seca.
-Densidad Normal: Relación entre masa y volumen con un contenido de humedad del 12%.
-Densidad Básica: Relaciona la masa anhidra de la madera y su volumen con humedad igual o mayor a 30%.
-Densidad Nominal: Relaciona la masa anhidra de la madera y su volumen con humedad igual o mayor a 12%.
-Densidad de Referencia: Aquella que relaciona masa y volumen de la madera, ambos con igual contenido de humedad.

  • Contracción y expansión: El secado de la madera por debajo del punto de saturación de la fibra (PSF), provoca no solo perdida de agua en las paredes celulares, sino también una contracción de la madera, disminuyendo sus dimensiones en sus tres ejes: tangencial, radial y longitudinal. El PFS tiene una gran importancia en este comportamiento, ya que sobre este índice la madera no varía sus características ni su comportamiento físico o mecánico, pero bajo el PFS, las piezas sufren cambios dimensionales y volumétricos que incluso pueden ser drásticos. Estas consecuencias dependerán de las condiciones y el método de secado aplicado a la madera.

 

  • Propiedades eléctricas: La madera seca es un excelente aislante acústico, pero que sin embargo esta propiedad decae a medida que aumenta su contenido de humedad.

 

  • Propiedades acústicas: Debido a su capacidad para amortiguar las vibraciones sonoras, la madera cumple un excelente rol en lo que respecta a aislación acústica. La estructura celular porosa de este material transforma la energía sonora en energía calórica, evitando de esta manera la transmisión de vibraciones a grandes distancias.

 

  • Propiedades térmicas: El calor en la madera depende de la conductividad térmica y de su calor específico. Con respecto al primer punto se debe mencionar que las cavidades celulares de la madera seca se encuentran llenas de aire, esto hace de que se transforme en un mal conductor térmico, sobre todo las maderas de baja densidad las cuales poseen una baja capacidad para transmitir el calor. A su vez el calor específico, se entiende como la cantidad de calor necesario para aumentar en un grado Celsius la temperatura de un gramo de madera. Este índice para el caso de este material es 4 veces mayor que en el cobre, lo que combinado con la baja conductividad que posee la madera, produzca que el calor sea absorbido muy lentamente. Esta resistencia de la madera al paso del calor, la transforma en un buen aislante térmico y un material resistente a la acción del fuego, más aun teniendo en cuenta su baja variación dimensional ante los cambios de temperatura que existan en el ambiente.