Resistencia de la madera.

La capacidad de la madera para resistir fuerzas externas (entendiéndose estas como cualquier solicitación que actué de manera externa, alterando el tamaño, dimensión o deforme la madera) está determinada por las propiedades mecánicas que posee este material. Estas propiedades mecánicas son conocidas mediante la experimentación a través de ensayos realizados al material, y que permiten determinar los distintos valores de esfuerzos a los que puede ser sometida, así como también de cierta medida certificar que el material que estamos utilizando para construir cumple con ciertos estándares de resistencia.

El esfuerzo que soporta un cuerpo de madera por unidad de superficie, ya sea un centímetro o metro cuadrado, es denominado tensión unitaria. A medida que este esfuerzo o carga aumenta, se va produciendo una deformación en el material que se va incrementando paulatinamente, hasta un punto en el cual las deformaciones generadas se transforman en permanentes, no volviendo el material a su forma o dimensión original, este punto se le denomina limite elástico. Pasado este límite el elemento solicitado se sigue deformando hasta que llega al punto de rotura del material o tensión de rotura de la pieza de madera, cuando esta colapsa debido a las cargas.

En el caso de la madera se realizan una serie de ensayos para determinar la resistencia de esta, los cuales se realizan encontrándose la madera verde, es decir con un 30% de humedad, así como también en un estado seco al 12% de humedad. Los ensayos a los que se somete la madera corresponden a los siguientes:

  • Compresión paralela de las fibras: Corresponde a la resistencia de la madera ante una carga en dirección paralela a la orientación de las fibras de estas
  • Compresión normal a las fibras: Es la resistencia de la madera a una carga en dirección perpendicular a la orientación a la fibra.
  • Flexión estática: En este ensayo se toma una viga de madera, al cual se apoya en dos puntos, tras lo cual se somete a una carga puntual en el centro del elemento.  Esto permite determinar la deformación generada por la flexión producida en el elemento.

 

  • Tenacidad: Capacidad que posee la madera para absorber la energía producida al aplicar una carga que actúa de una manera instantánea, es decir un peso muerto que cae de forma imprevista al elemento.
  • Cizalle: Corresponde a la capacidad de la pieza para resistir fuerzas que tienden a causar un deslizamiento de una parte del elemento por sobre otro. Este puede ser paralelo tangencial o paralelo radial, es decir tangente o perpendicular a los anillos de crecimiento.
  • Clivaje: Este ensayo mide la resistencia que ofrece la madera ante el rajamiento generado por un elemento externo a esta. Puede ser tangencial o radial a los anillos de crecimiento de la madera.

 

  • Tracción de la fibra: Resistencia de la madera ante una carga de tracción, al cual puede ser paralela, perpendicular o radial a la orientación de estas.
  • Dureza: Este ensayo mide la resistencia que posee la madera ante la penetración de un elemento externo, al cual puede ser medida de manera perpendicular o paralela a la fibra.
  • Extracción de clavo: Corresponde al ensayo que mide la fuerza necesaria para extraer un clavo del interior de una pieza de madera, midiéndose de manera paralela como perpendicular a la fibra.