Secado de la madera

Como hemos explicado anteriormente, en el mercado es posible encontrar tanto madera verde como madera seca, la denominación de esta se encuentra directamente relacionada con el porcentaje de humedad que se encuentra al interior de la fibra. En el caso de la construcción, y sobre todo en el caso de las piezas de madera que se proyectan al interior de una edificación tanto a nivel estructural como revestimiento, es necesario que la madera se encuentre seca para que de esta manera las piezas no se deformen, pierdan su resistencia o bien que el resultado estético no sea el esperado.

Dentro de las ventajas de la madera seca se encuentra: su mayor resistencia mecánica y mejor estabilidad dimensional con respecto a la madera verde, una mayor resistencia ante agentes bióticos como hongos, una mejor retención de clavos y tornillos, posee un menor peso que la hace más transportable y maniobrable, cuenta con una mejor respuesta frente a adhesivos o pinturas haciendo que estos productos posean una mayor durabilidad, posee una mayor ductilidad para ser cortada y pulida, las uniones encoladas poseen una mayor resistencia y en el caso de los preservantes líquidos se mejora considerablemente la absorción de estos al interior de las piezas de madera.

Con respecto a los métodos de secado, estos pueden ser de dos maneras:

  • Al aire: Se realiza encastillando la madera bajo cubiertas que la protegen del sol directo, permitiendo de esta manera una circulación constante de aire que lleva al secado de las piezas de madera. Como desventaja se puede establecer que es un proceso lento y poco efectivo. Lo importante en este método es que se disponga de una cancha que permita el encastillamiento de la madera, el cual debe permitir una circulación de aire lo suficientemente expedita para que la madera sea secada.
  • Al horno: Bajo este procedimiento la madera es secada en cámaras especiales, dentro de las cuales se manejan las variables de humedad, presión y temperatura (generalmente entre 80° y 90°). Este proceso resulta mucho más rápido, permitiendo controlar el grado de humedad que se requiera. Como desventajas se puede mencionar que este proceso puede generar en las piezas de madera: fisuras, grietas, arqueaduras y torceduras, las cuales dependen del procedimiento y la especie. Estos defectos se producen cuando se generan tensiones internas en la estructura interna de los elementos de madera, pudiendo llegar al colapso de las piezas, si el proceso no es controlado debidamente.

 

En Maderas Venturelli utilizamos el sistema de secado al horno, a través de tecnologías que nos permiten garantizar nuestros productos, monitoreando cada paso de su producción, para obtener la mejor calidad en madera.